Las conozco desde hace más de 20 años. Me las recomendaron y desde entonces he confiado en ellas. El trato fue excepcional. Y los resultados increíbles. Vivía en Zaragoza y sigo viviendo allí. Ahora es mi hija de 12 años la que viene aquí a depilarse. Nos merece mucho la pena el esfuerzo de seguir viniendo aquí a Madrid. En Zaragoza hay gente que se dedica a la depilacion pero ni de lejos los mismos resultados. Y el trato por supuesto sigue siendo espectacular. Inmejorable. Me da mucha tranquilidad porque sé que mi hija está en la mejores manos. Siempre nos ayudan a decidir qué es lo que más nos conviene. Mi hija también está encantada. Está feliz de ver que en poco tiempo ha conseguido unos resultados increíbles que de otra forma hubieran sido imposibles de conseguir. Y lo más importante… con un cariño impagable. Son como de la familia. Gracias a todo el equipo de Trébol 😊😊.