¡Qué lata las manchas en la piel!

Las manchas en la piel se han convertido en el principal problema de la piel en los últimos años. Aparecen en la piel a pesar de que nunca hayas sido una persona que toma mucho el sol o siempre hayas usado protector solar incluso para ir por la calle en invierno.

Sin embargo, las pieles son muy sensibles al sol y pueden hasta padecer brotes de rosácea (una enfermedad de la piel) que el dermatólogo diagnostica como a causa de una intolerancia al sol.

Existen muchos productos cosméticos para eliminar las manchas de la piel y evitar los problemas de pigmentación, con mayor o menos resultado. Sin embargo, no existe ningún cosmético que las elimine por completo y cuando el problema se alarga y se agrava, sólo queda una opción: el tratamiento con láser.

Láser IPL Ellipse

En Centro Trébol te recomendamos tratarte con sesiones de láser IPL para solventar este problema de manchas en la piel con nuestro equipo de luz pulsada intensa de segunda generación que en Trébol utilizamos para corregir los problemas de manchas debidas al fotoenvejecimiento. Se trata de un completo equipo de origen danés con todas las garantías de seguridad y certificados que exige la Unión Europea y sometido a los tests clínicos necesarios.

¿Cómo funciona técnicamente la luz pulsada?

La luz emitida sale en forma de pequeños flashes cortos de luz muy brillante que entran en la piel y convierten en calor sus pigmentos naturales. Las substancias de la piel capaces de absorber la luz son la melanina, la oxihemoglobina y el agua y efectivamente los flashes de luz aportan mucho calor y lo notas en la piel, produciéndose una irritación temporal que en unos instantes desaparece.

Estos haces de luz realizan en la piel lo que se llama fototermólisis selectiva y consiste en destruir las manchas de la piel sin dañar el tejido circundante.

Sensaciones y experiencia

Durante la sesión debes llevar puestas unas gafas especiales y los ojos totalmente tapados y aún así, notas el flash de la luz sobre la piel, especialmente cuando el láser se acerca a la zona de los ojos. Ante la pregunta de “¿duele el láser IPL?” la respuesta es que no es dolor lo que sientes, pero sí cierta molestia e incomodidad durante los 20-30 minutos que dura cada sesión.

La piel se enrojece y sientes mucha tirantez. Al finalizar la sesión aplicamos un gel fresquito para calmar la piel y si sigues notando molestias, te recomendamos usar una pomada específica al cabo de unas horas. En pocas horas ya no molesta en absoluto y lo que sí queda son las marcas, ya que aparecen unas pequeñas costritas marrones que se mantienen en la piel durante pocos días. Luego todas las marcas de la sesión desaparecen y te queda la piel como nueva!